diciembre 23, 2011

diciembre 20, 2011

''Pelotudos''

Encerrábamos un triangulo entre mi papá, mi hermano y yo. Entre tanto mi padre nos contaba sus experiencias, travesías, y aventuras de cuando era un joven audaz de pelo rubio y largo. Nos contó, a Juan Cruz y a mí, sobre el Narigón, un amigo que tienen, si se puede decir así, mis padres en común. En eso, Juan y yo comenzamos a preguntarnos a qué otro lados fue él. Nos dijo que a Río Negro.
-Yo fui con mamá y papá Juan, pero no me acuerdo un choto, era muy chiquita -dije.
-¿Vo' fuiste con ellos? -preguntó mi hermano.
-Sí... -y miré a mi padre para que siga con su relato.
-Río Negro no es muy lindo, bueno, la parte en dónde vive mi viejo es un asco. No hay nada, es puro desierto...
-Sí, los pastizales secos y todo amarillo -lo interrumpí.
-Vos no te acordas nada -farfulló y prosiguió- Una vez fuimos con mi primo Diegito, saben quien es -nos miró.
-Sí, sí -dijo mi hermano un tanto exaltado.
-Estábamos con mi el Yeye (-mi tío; su hermano-). Íbamos a una canchita de fútbol, de piedra, había tres equipitos. Yo voy a uno y mi hermano a otro, y Diegito nos miraba, ¿viste? -frotándose las manos- ¡Eran todos de madera!, y nos decían 'Los porteños, los porteños'. Estábamos jugando y nosotros le íbamos ganando, ellos no cazaban una. Eramos nosotros dos contra todos ellos. Ganamos por penales, yo hice la gran de Sócrates, en cambio el Yeye hizo carrerita pero no la embocó, se fue al palo. Pero yo sí, y no tomé carrerita.
-¿Qué tenía? ¿Era un arco chiquito? -preguntó Juan.
-No, era una chancha de once -tomó aire y prosiguió- El arquero, re pelotudo, le pegó una piña al suelo de piedra y se hizo mierda la maño -se agarró la cabeza.
-Che pa, ¿cómo se le dicen a los que son de Río Negro, Neuquén, y todas esas provincias del centro?, aunque Río Negro es más al norte. Digo, como ellos nos llaman ''porteños''.
-Me parece que a los de Neuquén y La Rioj se les dice ''puntanos'' -contestó con un ajuar de sabio.
-¿Y a los de Río Negro? -volví a preguntar.
-Yo les digo ''pelotudos'' -contestó- Son calladitos, no hablan con nadie, en cambio los ''porteños'' viste como somos... Más cancheros, sociables... Vamos con el 'Che loco, ¿todo bien?'
-O sea que yo soy una ''pelotuda'' -mencioné.


A veces, solo a veces, es bueno cambiar la manera de escuchar... música.
¿Cuál es el problema con esto?, ¿a caso está escrito en algún lado como testamento que todos debemos escuchar la misma basura? Digo basura porque nadie toma en cuenta a la música como algo divino y precioso. A mi no me gusta para nada la música que escucha ''la sociedad de afuera'', y a ''la sociedad de afuera'' no le debe de gustar mi música, y la deben considerar basura, tanto como yo a la de ellos. El oído musical es la base, para mi, de entender muchas cosas y además para tenerlo implementado ya de por si en nuestras vidas y tener sentido alguno al  exteriorizarlo. Yo no se bailar, cosa totalmente diferente a no tener oído musical, simplemente no me se mover. Por ende, los chicos de hoy no saben bailar, porque su música solo les permite ''tirarse pasos'', y no aprenden, no entienden lo que es colocar el pie o la mano con cada movimiento sutil y esbelto y convertirlo en un hermoso vals, o un tango, o lo que fuere. Simplemente eso. A veces, solo a veces, es bueno cambiar la manera de escuchar... música.

Te lleva a sentir millones de sensaciones amenas.
Todos los problemas debemos dejarlos OFF THE WALL. Se debe hacer un THRILLER de la vida y gozarla a plenitud. Los momentos que son BAD, deben servirnos de experiencia y cuidarnos de losDANGEROUS de los amigos falsos que encontraremos en la vida. Hacemos HISTORY cada día de nuestras vidas, dejamos BLOOD ON THE DANCE FLOOR para que al final podamos ser alguienINVINCIBLE. Recuerden que THIS IS IT, aquí hacemos todo o nada. El legado que dejemos aquí debe ser INMORTAL.

diciembre 02, 2011