septiembre 27, 2011

Cariño, afecto, apego, ternura, pasión, adoración, afición, predilección, querer... o hasta una obsesión, así es como algunos individuos tomamos las diferentes maneras de nombrar al amor. Nunca supe amar bien a una persona o darme cuenta de si ese semejante me ame de igual forma que yo a él. No, no todo parte de una situación sentimental, estoy tratando de generalizar las cosas. La gente esta acostumbrada a recibir el mismo amor, ¿pero yo soy parecida al montón? Tampoco. A veces o limitadas veces creo hallar el analógico amor en ciertos círculos de gentío, y siempre se presenta de forma no tan amena, siempre siento que algo o alguien falta, pero nunca supe darme cuenta de que es eso o algún que carece en esa órbita llamada familia. Tengo la ternura de mi mamá, el alborozo de mis hermanos, la benevolencia de mi abuela, el apoyo de mis tíos. ¡Y ahí está otra vez!, alguien me falta, alguien a quien no hallo aún. ¿Quién es?, o, ¿qué es? Me desespera, es una situación desesperante.


Las cosas de vez en cuando se reducen a una sola persona: mi papá. Me parece que entre los paréntesis que dejé para pensar las cosas me di cuenta que esa persona que no figura en mi apreciación a diversos integrantes de mi amplia familia, era mi papá. Si, por fin me doy cuenta. Que feo. Se siente feo. Y peor se debe sentir al presentir que poco a poco está perdiendo a su primera ''fiore'', al primer ser que tuvo por primera vez en sus brazos fruto de un amor como el de mi mamá y el de él , en pocas palabras: está haciendo que me aleje de él. Y eso lo sabe, pero no hace nada al respecto, o simplemente no quiere. Yo no se que hacer a esta altura, su locura destruye todas las posibilidades de que yo pueda ser la solución a sus problemas, quizá, quien sabe. Todo se cae a un abismo que no tiene fin ni tampoco compasión. Soy extremadamente sensible, pero demasiado fuerte. Voy a luchar y voy a triunfar. Yo se que lo voy a conseguir. Yo se que voy a conseguir volver a querer a mi papá y que él va aceptar que lo hace está mal y que su deber ahora es cambiar.


Papá, no me importa a mi las cosas que vaya a tener que pasar, mi único objetivo ahora es dejar que todo se vuelva un pasado turbio para todos, el cual en este presente nunca debió ser.


Tu hija.



No hay comentarios:

Publicar un comentario