septiembre 27, 2011

And it all comes down to... you.

Have you heard the news? Bad things come in twos, but I never kwen 'bout the little things. Every single day things get in my way. Someone has to pay for the little things.
Cariño, afecto, apego, ternura, pasión, adoración, afición, predilección, querer... o hasta una obsesión, así es como algunos individuos tomamos las diferentes maneras de nombrar al amor. Nunca supe amar bien a una persona o darme cuenta de si ese semejante me ame de igual forma que yo a él. No, no todo parte de una situación sentimental, estoy tratando de generalizar las cosas. La gente esta acostumbrada a recibir el mismo amor, ¿pero yo soy parecida al montón? Tampoco. A veces o limitadas veces creo hallar el analógico amor en ciertos círculos de gentío, y siempre se presenta de forma no tan amena, siempre siento que algo o alguien falta, pero nunca supe darme cuenta de que es eso o algún que carece en esa órbita llamada familia. Tengo la ternura de mi mamá, el alborozo de mis hermanos, la benevolencia de mi abuela, el apoyo de mis tíos. ¡Y ahí está otra vez!, alguien me falta, alguien a quien no hallo aún. ¿Quién es?, o, ¿qué es? Me desespera, es una situación desesperante.


Las cosas de vez en cuando se reducen a una sola persona: mi papá. Me parece que entre los paréntesis que dejé para pensar las cosas me di cuenta que esa persona que no figura en mi apreciación a diversos integrantes de mi amplia familia, era mi papá. Si, por fin me doy cuenta. Que feo. Se siente feo. Y peor se debe sentir al presentir que poco a poco está perdiendo a su primera ''fiore'', al primer ser que tuvo por primera vez en sus brazos fruto de un amor como el de mi mamá y el de él , en pocas palabras: está haciendo que me aleje de él. Y eso lo sabe, pero no hace nada al respecto, o simplemente no quiere. Yo no se que hacer a esta altura, su locura destruye todas las posibilidades de que yo pueda ser la solución a sus problemas, quizá, quien sabe. Todo se cae a un abismo que no tiene fin ni tampoco compasión. Soy extremadamente sensible, pero demasiado fuerte. Voy a luchar y voy a triunfar. Yo se que lo voy a conseguir. Yo se que voy a conseguir volver a querer a mi papá y que él va aceptar que lo hace está mal y que su deber ahora es cambiar.


Papá, no me importa a mi las cosas que vaya a tener que pasar, mi único objetivo ahora es dejar que todo se vuelva un pasado turbio para todos, el cual en este presente nunca debió ser.


Tu hija.



septiembre 11, 2011

Estuve mirando el blog de Carolina y vi que habló sobre el noviazgo... La verdad es que me pasa exactamente lo mismo: ¿Cómo se sentirá eso? ¿Será lindo, agradable? ¿O es algo totalmente diferente? Yo siempre veo a todas esas parejas, no con esa sensación de ternura, sino de agobio, muchas veces asco. Nunca me gustó ver a la gente con ese comportamiento, pero, de alguna forma, muy dentro de mi, lo deseo.

Y como ella dijo, tampoco yo tengo gana, aunque mi ente más profundo lo desee, y la verdad no le voy a dar el gusto. Para mi tener un noviazgo en parte puede ser felicidad, pero por el otro lado no. Uno siempre anda inseguro acerca de que hace el otro cuando no están juntos, la desconfianza y los secretos, esa típica pelea de estar con los amigos/as o con su propia pareja.

Al igual que cualquier personas, en algún momento no querido de mi vida, tuve una relación que duró, exactamente, cinco día. Por lo tanto, nunca, tuve un noviazgo real, de verdad, por lo que no se lo que esa palabra signifique del todo. Y no me arrepiento.

Prefiero a las personas que están a mi alrededor que a una sola.