agosto 21, 2011

Para empezar, el día del niño es un día tan comercial como todos los demás. Pero pese a eso todos somos niños, quizá en algunos no se note, pero lo somos de todas formas, en fin.

Mi primer regalo fue la biografía del pequeño niño Jackson, pero, con la diferencia de que está como una historia, un cómic básicamente. A mi me gustan los cómics, así que al leerla y ver las ilustraciones la disfruté demasiado. 

Ahora espero para el lunes, un regalo que estuve esperando desde que tengo diez años. Probablemente sea medio idiota para la gente normal a ver pedido que una persona se vista como cuando era joven. Si. Pedí que mi madrina se vistiese como cuando yo tenía dos años; ella siempre tan divina, bien pintada, reluciente, con sus bucles y sus labios bien rojos... Siempre amé a mi madrina, y en especial cuando era ella, no digo que ahora no es ella, pero cambió, y fue un cambió que, ciertamente, no me gustó. Y pienso en su felicidad, no soy egoísta, si ella es feliz para mi está bien, pero yo la quiero ver como la Ana que conocí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario