septiembre 24, 2010


Y siento como estoy siendo comida, por mil millones de temblorosos y peludos agujeritos. Y sé que por la mañana despertaré con el frío del alba. Y el hombre-araña está siempre hambriento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario